¿Cuándo debo ir al osteópata?

Hace unos días, un paciente que llevaba un mes con dolor de hombro, me comentó que tenía la duda de si debía haber venido antes a la consulta. En otras palabras, me preguntó ¿cuándo debo ir al osteópata?.

Por norma general, se debe ir al osteópata cuando el dolor o la molestia que sufres se prolonga más allá de 7 a 10 días. Es el momento para pedir ayuda, ya que el cuerpo no ha sido capaz de adaptarse a aquello que ha provocado el síntoma.

Lo curioso fue que era la tercera persona en esa semana que me preguntaba algo parecido. Como es una duda que surge con frecuencia entre los pacientes me he dicho, ¿y si hago un artículo para resolver las dudas más frecuentes de los pacientes?

Respuesta larga

La respuesta a la pegunta debe estar acorde a la persona que lo pregunta. Teniendo en cuenta sus circunstancias y contexto actuales.

Pero pienso que tras 11 años de experiencia profesional es una buena referencia que si la dolencia o los síntomas no ceden alrededor de 10 días es indicativo de acudir a un profesional cualificado para averiguar que está pasando.

Dolor lumbar de larga evolución
Dolor lumbar de larga evolución

Si bien es cierto que si la persona ya la he tratado de ese problema y le vuelven los síntomas cada cierto tiempo, no tenemos que esperar esos días. Igual es mejor que en cuanto aparezcan intentar cortarlos de raíz. Pero esta es una situación muy personal en la cual se acuerda entre el osteópata y el paciente.

Otra dudas frecuentes son…

¿Cada cuánto tiempo hay que ir al osteópata?

No hay una respuesta correcta para esta pregunta.

Al realizar la historia clínica preguntamos por muchos factores personales como:

  • Estado de salud actual
  • Antecedentes médicos
  • Tiempo que lleva con su problema
  • ¿Es una persona activa o sedentaria?
  • ¿Es constante o va por temporadas?

Teniendo en cuenta todos estos y otros factores podemos decir que la frecuencia en muy particular.

Por norma general si la persona tiene una patología de larga evolución es interesante acudir cada 1 o 2 meses al osteópata.

Si por el contrario es una patología o dolencia puntual que se ha resuelto favorablemente, pienso que cada 3-4 meses es una buena frecuencia.

De todas formas hay que ser flexibles y no tener que ser exactamente esos plazos. La vida es un continuo cambio y debemos ser capaces de adaptarnos.

¿Debo ir al osteópata o al fisio?

Duda entre osteópata o fisioterapeuta
¿Osteópata o fisio?

Es una duda que tiene aquellas personas que conocen la fisioterapia, pero todavía no han sido tratados con osteopatía y por lo tanto no tiene experiencia con ella para entender la diferencia.

Tengo que decir que una no es mejora que la otra. Son complementarias.

En alguna ocasión he derivado al paciente a fisioterapia si así creía que era mejor para él.

Como terapeuta no puedo abarcar todas las posibilidades terapéuticas y por ello me he ido especializando en un abordaje global como la osteopatía.

Pero hay situaciones como por ejemplo una rotura de fibras musculares o una fractura, en la que mi aportación puede ser puntual, pero la necesidad de un tratamiento más continuado obliga a que la persona sea tratada con fisioterapia.

Y cuando esté recuperado de esa rotura, recomiendo pasar por el osteópata para que con ese abordaje global ajuste el organismo por si hubiese alguna adaptación o compensación no resuelta.

Conclusión

Si aparece un síntoma nuevo y no desaparece antes de los 10 días más o menos es recomendable acudir a un osteópata par que te realice una valoración.

En cambio si tiene una patología de larga evolución que está estable asintomática, pero aparecen los síntomas o molestias habituales propios de la patología recomiendo no esperar para acudir al osteópata y te ayude a que no evolucione a algo más grave.

Es importante dar las recomendaciones a los pacientes en función de su contexto y situación personal para ser lo más específico posible.

Para situaciones disfunciones o mal adaptativas recomiendo acudir al osteópata y para situaciones más agudas como roturas fracturas recibiendo un tratamiento de fisioterapia.

Como siempre digo, es mejor prevenir que un dolor aparezca que hacer que el dolor que ya ha aparecido desaparezca.

Deja un comentario

  • Responsable: Marcos Casal Castro
  • Finalidad: Responder a tu comentario
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos de este formulario en info@marcoscasal.es así cómo el derecho de presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.
  • Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: marcoscasal.es así como consultar política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.