Dolor cervical

Imagínate que te levantas por la mañana y tienes dolor cervical. No sabes porqué. No has hecho ningún esfuerzo ni llevaste algún golpe ni nada por el estilo.

¿Será por la almohada? ¿O por el colchón?.

No lo sabes  pero como tienes dolor y es incómodo trabajar así te tomas unos antiinflamatorios y te vas a trabajar.

El dolor aumenta a medida que pasa el día y decides llamar a médico. El médico te dice que seguramente sea una tortícolis y que sigas con los antiinflamatorios al menos una semana cada 8 horas.

Pasan los días pero el dolor no se va. Es como si tuvieses una tonelada de peso constante en el cuello y en algunos movimientos se reproduce el dolor.

Empiezas a tener pensamientos negativos ¿Será grave? ¿Porqué me duele y no se va con la medicación?

¿Qué puedo hacer? Te preguntas. 

Buscas por internet y encuentras una terapia de la que nunca habías oído hablar: la osteopatía

Lees opiniones para todos los gustos pero hay algo que te llama la atención y es algo en lo que nunca habías reflexionado.

“La osteopatía es un abordaje global y busca el origen de tu problema” Piensas que suena bien y te decides a probar.

Buscas por internet algún osteópata en tu ciudad. Encuentras mi perfil y decides llamar para pedir cita.

Te sorprendes gratamente en la primera sesión debido al interrogatorio profundo y minucioso que te realizo.

Te pregunto por muchos aspectos de tu vida: enfermedades previas, estilo de vida, alimentación, sueño, deportes, estrés laboral….

Es en ese momento con tus respuestas es cuando te das cuenta de que hay muchos factores que pueden incidir en tu dolor cervical y de los que no eras consciente. Aquí empieza el tratamiento. En tu cambio de conciencia y detectando los factores a cambiar.

Una vez llegado a una conclusión diagnóstica te comento cual sería el pronóstico y el plan de tratamiento.

Ya desde la primera sesión notas mucha mejoría y sobretodo tranquilidad porque entiendes el porqué de tu dolor y el cómo puedes mejorarlo

Estás animada y cada día realizas unos ejercicios muy sencillos que te he enseñado. 

Con el paso del tiempo te encuentras mucho mejor. 

En la tercera sesión como estás casi sin dolor, decidimos vernos solo cuando lo necesites. 

Sigues haciendo los ejercicios y las recomendaciones y estás muy contenta por la decisión de probar con la osteopatía.

Ahora ya no tienes dolor cervical y sorprendentemente tampoco otras molestias que de vez en cuando aparecían.

Ahora te encuentras mejor que nunca.

Ésta podría ser tu historia.

Pide cita y elimina tu dolor!!!

Button

Deja un comentario

  • Responsable: Marcos Casal Castro
  • Finalidad: Responder a tu comentario
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos de este formulario en info@marcoscasal.es así cómo el derecho de presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.
  • Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: marcoscasal.es así como consultar política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.