CÚRCUMA

¿QUÉ ES LA CÚRCUMA?

La cúrcuma es una especia que pertenece a la familia de las zingiberáceas.

Es muy utilizada en las medicinas china y ayurvédica. Se obtiene cuando se muele el rizoma.

Su componente activo es la curcumina.

Los efectos más importantes de la cúrcuma son sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

FUNCIONES DE LA CÚRCUMA

La cúrcuma es eficaz en sus funciones en el organismo gracias a su contenido en curcuminoides.

El problema que presentan estos curcuminoides es que son polifenoles liposolubles y tienen una baja disponibilidad biológica cuanto lo tomamos por vía oral. Por este motivo para mejorar su absorción es conveniente combinarla con aceites, grasas o sustancias como la piperina (pimienta negra).

Diferentes funciones

• Aumento de la producción de bilis.

• Estimulación de la secreción de bilis.

• Hepatoprotector.

• Aumento del contenido de glutatión en el hígado. 

• Favorece la desintoxicación de sustancias tóxicas.

• Inhibe la agregación plaquetaria.

• Tiene propiedades antibióticas.

• Disminuye el nivel de colesterol. 

• Tiene propiedades antioxidantes. 

• Efecto catabólico y metabólico en la absorción de grasas. 

• Posee propiedades antiinflamatorias.

• Tiene una acción fungicida contra Candida albicans y otros microorganismos.

INDICACIONES 

La cúrcuma destaca por su acción inflamatoria.

Es por eso que su principal indicación es en aquellas patologías que provocan una inflamación en el organismo. Sobre todo aquellas patologías que cursa con inflamación crónica de bajo grado como pueden ser las cardíacas, valvulopatías, enfermedades neurodegenerativas, trastornos autoinmunes etc.

Estos efectos positivos en la inflamación es gracias a la curcumina la cual interviene en diferentes mecanismos de la cascada inflamatoria que favorece la resolución de la inflamación.

Otras indicaciones de la cúrcuma son:

  • Colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.
  • Artritis reumatoide.
  • Infecciones.
  • Curación de las heridas.
  • Úlcera gástrica.
  • Dispepsia.
  • Disfunción hepática y biliar.

CONTRA-INDICACIONES 

Se desaconseja tomar cúrcuma cuando existe obstrucción de las vías biliares, exista presencia de cálculos biliares, ictericia obstructiva y cólicos biliares.

Tampoco se recomienda en aquellas personas que tengan tendencia a producir cálculos renales.

En mujeres embarazadas y en la lactancia no existen datos suficientes por lo tanto es mejor no tomarla.

EFECTOS ADVERSOS 

Cuando se consumen dosis muy elevadas puede irritar la mucosa del estómago, por lo que en personas con úlceras gástricas es mejor no consumirla.

En altas dosis también puede provocar náuseas y diarrea o aumentar la frecuencia de las deposiciones. 

INTERACCIONES 

Debido a la influencia en la sangre se recomienda extremar la precaución en personas que usen anticoagulantes o antiinflamatorios no esteroideos.

Los mejores suplementos de Cúrcuma