VITAMINA D

LO QUE DEBES SABER SOBRE LA VITAMINA D

La vitamina D es un micronutriente perteneciente a las vitaminas liposolubles, aunque debido a sus importantes acciones se la considera como una hormona esteroidea

La vitamina D es una de las vitaminas más importantes del organismo que no solo tiene funciones sobre el metabolismo del calcio, sino que sus acciones también tiene un efecto importante en otros tejidos.

Esto es debido a la presencia del receptor de vita. D en muchas células de tejidos y órganos como el músculo, el tejido adiposo, células inmunológicas, vasos sanguíneos, placenta …

De hecho es tan importante que se considera una hormona por las funciones que tiene. Es una vitamina capaz de regular la expresión de más de 50 genes implicados en muchas funciones fisiológicas.

Funciones de la Vitamina D

La función más conocida es el mantenimiento de las concentraciones de calcio y fosfato en el cuerpo. De esta forma favorece la mineralización y formación de hueso.

Con los estudios en relación con la vit. D los investigadores se han dado cuenta de que la vit. D tiene muchas otras funciones importantes como la proliferación y diferenciación de las células, funciones neurológicas, secreción de la insulina y en el sistema inmune.

Fuentes de Vitamina D

La vit. D la produce el propio cuerpo cuando lo exponemos a la radiación ultravioleta (UV-B) del sol. También la alimentación nos aporta ciertas cantidades de vit. D pero en mucha menos cantidad.

El hecho de que la mayor fuente de vit. D sea la exposición al sol y por nuestro estilo de vida sedentario en espacios interiores provoca que la mayor parte de la población tenga insuficientes cantidades de esta vitamina.

Por eso debemos exponer nuestro cuerpo todos los días si es posible al sol.

En cuanto a los alimentos que más cantidades de vit. D tienen son:

  • Pescado azul y aceites de pescado (en particular el aceite de hígado)
  • Salmón (el salvaje tiene más del doble de cantidad que el de piscifactoría)
  • Arenque.
  • Yema del huevo.

Tipos de Vitamina D

Existen diferentes tipos o clases de vitamina D.

Los más importantes son la D2 (calciferol) y D3 (colecalciferol)

A efectos prácticos la vitamina D3 es mucho más eficaz para recuperar los niveles óptimos que la D2, ya que posee una mejor afinidad de unión a los receptores celulares de vit. D.

Niveles óptimos de Vitamina D

Los niveles de deficiencia, insuficiencia y suficiencia de vitamina D se define como concentraciones de 25 (OH) vitamina D de:

  • Deficiencia: <20 ng/mL
  • Insuficiencia: 21-29 ng/mL
  • Suficiencia: 30-100 ng/mL

La toxicidad se puede producir con una concentración >150 ng/mL

Qué factores influyen en la concentración de Vitamina D

Existen diferentes factores que influyen en los niveles de Vitamina D en el cuerpo.

Los podemos clasificar en:

  • Síntesis en la piel
    • El tono de piel puede bloquear los rayos UV-B
    • El uso de protector solar puede bloquear la síntesis de Vita. D hasta un 99% en el caso de un factor 50
    • La latitud y la hora del día también hay que tenerlas en cuenta
    • Con la edad se reduce la producción endógena de vit.D
  • Biodisponibilidad: ciertas patologías o condiciones provocan una menor biodisponibilidad de la vita. D
    • Fibrosis quística
    • Celaquía
    • Enfermedad de Crohn
    • Obesidad
  • Activación: la disfunción hepática disminuye la producción de vita. D
  • Patologías:
    • Hipertiroidismo
    • Hiperparatiroidismo

Dosis recomendada

Las dosis óptimas de vit. D varía según la edad, estado de salud y la zona dónde se resida.

A modo general se recomienda:

  • Niños de 0-18 años con deficiencia en vit.- D:
    • 2000 UI/día durante 6 semana
    • Fase de mantenimiento 600-1.000 UI/día
  • Adultos con deficiencia de vita. D:
    • 6.000 UI/día durante 8 semanas.
    • Fase de mantenimiento: 2.000 UI/día
  • En pacientes con obesidad y mala absorción se recomienda unas dosis mayores:
    • 6.000-10.000 UI/día
    • Fase de mantenimiento: 3.000-6.000 UI/día

Interacciones

El consumo habitual de ciertos fármacos reducen la absorción de la vit. D favoreciendo bajos niveles con el paso del tiempo. Por ejemplo la colesiramina, neomicina o el orlistat.

Otros fármacos van a interferir en el metabolismo de esta vitamina como carbamazepina, fenobarbital, primidona.

Los corticoides también tienen una influencia en el metabolismo de la vitamina D reduciendo la absorción del calcio y aumentando su excreción.

Existen muchos otros medicamentos que de alguna manera perjudican de alguna manera a las propiedades de la vit. D. Te recomiendo que lo consultes con tu médico.

LOS MEJORES SUPLEMENTOS DE VITAMINA D

Vitamina D + K2 de Solaray

  • Cantidad: 5000UI (125mcg) de Vitamina D3 (colecalciferol), con 50mcg de menaquinona 7 proporcionada del garbanzo fermentado.
  • Las vitaminas D3 y K2 trabajan en sinergia para favorecer el transporte y la absorción del calcio.
  • Las vitaminas D3 y K2 favorecer una óptima salud cardiovascular.
  • La pureza, potencia y composición del producto ha sido verificado por laboratorio certificado y no contiene OMG, ni soja, sin colorantes, sabores o conservantes artificiales.

Vitamina D3 10.000 UI + K2 MK7-60 cápsulas Nutralie

  • La combinación de la vita. D más la vit. K de Nutralie con una alta dosis lo convierten en un potente producto.
  • La vita. D mejora la función del sistema inmunitario que junto a la vit. K y la C, contribuye al mantenimiento de los huesos sanos. Estas ptopiedades son avaladas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)
  • Calidad Nutralie. Nuestra fórmula de Vitamina D3+K2 ha pasado unos estrictos controles de calidad.

Vitamina D3 4000 UI-WeightWorld

  • Vitamina D pura con una dosis de 4000UI por comprimido.
  • La vitamina D de alta potencia contribuye a la absorción del calcio y el fósforo, favoreciendo la función ósea y mucular.
  • Vitamina D de gran calidad con certificado del laboratorio alemán Agrolab.
  • Vitamina D 100% Natural, sin gluten y es apto para vegetarianos.
  • Los comprimidos no tiene adictivos ni químicos ni OGM.

REFERENCIAS

  1. Bischoff-Ferrari, H. A., Shao, A., Dawson-Hughes, B., Hathcock, J., Giovannucci, E., & Willett, W. C. (2010). Benefit-risk assessment of vitamin D supplementation. Os teoporosis International : a Journal Established as Result of Cooperation Between the European Foundation for Osteoporosis and the National Osteoporosis Foundation of the USA, 21(7), 1121–1132. http://doi.org/10.1007/s00198-009-1119-3
  2. Boonen, S., Bischoff-Ferrari, H. A., Cooper, C., Lips, P., Ljunggren, O., Meunier, P. J., & Reginster, J.-Y. (2006). Addressing the musculoskeletal components of fracture risk with calcium and vitamin D: a review of the evidence. Calcified Tissue International, 78(5), 257–270. http://doi.org/10.1007/s00223-005-0009-8
  3. Charoenngam, N., Shirvani, A., & Holick, M. F. (2019). Vitamin D for skeletal and non-skeletal health: What we should know. Journal of Clinical Orthopaedics and Trau ma, 10(6), 1082–1093. http://doi.org/10.1016/j.jcot.2019.07.004
  4. Grant, W. B. (2020). Review of Recent Advances in Understanding the Role of Vita min D in Reducing Cancer Risk: Breast, Colorectal, Prostate, and Overall Cancer. Anti cancer Research, 40(1), 491–499. http://doi.org/10.21873/anticanres.13977
  5. Heaney, R. P., Dowell, M. S., Hale, C. A., & Bendich, A. (2003). Calcium absorption varies within the reference range for serum 25-hydroxyvitamin D. Journal of the Ame rican College of Nutrition, 22(2), 142–146. http://doi.org/10.1080/07315724.2003.1071 9287
  6. Holick, M. F. (2007). Vitamin D deficiency. The New England Journal of Medicine, 357(3), 266–281. http://doi.org/10.1056/NEJMra070553
  7. Holick, M. F., Binkley, N. C., Bischoff-Ferrari, H. A., Gordon, C. M., Hanley, D. A., Heaney, R. P., et al. (2011). Evaluation, treatment, and prevention of vitamin D deficien cy: an Endocrine Society clinical practice guideline. The Journal of Clinical Endocrino logy and Metabolism, 96(7), 1911–1930. http://doi.org/10.1210/jc.2011-0385
  8. Jablonski, N. G., & Chaplin, G. (2000). The evolution of human skin coloration. Jour nal of Human Evolution, 39(1), 57–106. http://doi.org/10.1006/jhev.2000.0403
  9. Llewellyn, D. J., Lang, I. A., Langa, K. M., Muniz-Terrera, G., Phillips, C. L., Cherubini, A., et al. (2010). Vitamin D and risk of cognitive decline in elderly persons. Archives of Internal Medicine, 170(13), 1135–1141. http://doi.org/10.1001/archinternmed.2010.173
  10. Luxwolda, M. F., Kuipers, R. S., Kema, I. P., Janneke Dijck-Brouwer, D. A., & Mus kiet, F. A. J. (2012). Traditionally living populations in East Africa have a mean serum 25-hydroxyvitamin D concentration of 115 nmol/l. British Journal of Nutrition, 1–5. http://doi.org/10.1017/S0007114511007161
    47
  11. Malabanan, A., Veronikis, I. E., & Holick, M. F. (1998). Redefining vitamin D insuffi ciency. The Lancet, 351(9105), 805–806. http://doi.org/10.1016/s0140-6736(05)78933-9
  12. Płudowski, P., Karczmarewicz, E., Bayer, M., Carter, G., Chlebna-Sokół, D., Czech-Kowalska, J., et al. (2013). Practical guidelines for the supplementation of vi tamin D and the treatment of deficits in Central Europe — recommended vitamin D intakes in the general population and groups at risk of vitamin D deficiency. Endokry nologia Polska, 64(4), 319–327. http://doi.org/10.5603/EP.2013.0012
  13. Rosen, C. J., Adams, J. S., Bikle, D. D., Black, D. M., Demay, M. B., Manson, J. E., et al. (2012). The nonskeletal effects of vitamin D: an Endocrine Society scientific state ment. Endocrine Reviews, 33(3), 456–492. http://doi.org/10.1210/er.2012-1000
  14. Zanuy, M. Á. V., & Carranza, F. H. (2007). Metabolismo, fuentes endógenas y exóge nas de vitamina D. Revista Española De Enfermedades Metabólicas Óseas, 16(4), 63–70. http://doi.org/10.1016/S1132-8460(07)73506-7